Conducir con niebla

foggyroad3

Evite conducir con niebla. Es decir que, si usted tiene información previa de que la ruta a seguir está afectada por intensa niebla, postergue la salida, o elija otro camino, si puede.

Si la niebla lo sorprende durante la conducción:

Encienda las luces bajas y las “antiniebla” si las tiene.
Aminore la velocidad.
No use las luces altas ya que reflejarán en las gotas de vapor y verá menos.
Use el limpiaparabrisas y el desempañador para mejorar la visión.
Si la niebla es muy espesa, además de las ya mencionadas:

Encienda las luces intermitentes de emergencia (balizas).
Aminore “sustancialmente” la velocidad.
Prepárese para frenar ante un vehículo detenido, nunca para sobrepasarlo.
Salga de la calzada en cuanto pueda.
Estacione en un lugar seguro hasta que la niebla se disipe.
Nunca se detenga en la calzada.

¿Qué son los microsueños? ¿Son peligrosos?

boy-828850_640

Un microsueño está caracterizado por durar tan solo unos segundos en los que el cerebro parece “desconectar”, y nosotros caemos dormidos. Es tan corto que no nos damos apenas cuenta (tan solo parece que de repente nos desenfocamos), pero es tan real que el cerebro desconecta de todo estímulo exterior. Es algo bastante normal que nos puede suceder cuando estamos muy cansados, y es peligroso si nos sucede mientras conducimos.
Los microsueños tienen bastante de misterio, porque no es fácil de estudiar el cerebro cuando se toma descansos tan fugaces. Por otro lado, seguro que muchas personas pueden decir que han sufrido microsueños, sobre todo bien entrada la noche, mientras vemos la televisión relajados en el sofá. Podemos notar esa relajación previa a quedarnos dormidos, pero sin ser conscientes de ello. Solo nos damos cuenta cuando observamos que la escena de la película es otra muy diferente, o directamente vemos los títulos de crédito.

En el laboratorio se ha podido estudiar el cerebro cuando un sujeto se enfrenta a un cansancio importante. Normalmente se puede reproducir el microsueño si se priva a los voluntarios de sueño durante bastantes horas. En Singapur dejaron sin dormir durante 22 horas a los voluntarios antes de comenzar las pruebas.

Pasado ese tiempo, lo sujetos pasaron a una máquina para obtener “imagen por resonancia magnética funcional”, a oscuras, con la consigna de mantener los ojos abiertos. Eso no es nada fácil cuando uno tiene sueño y está tendido a oscuras, así que al cerrar los ojos se escuchaba una locución que decía “Por favor, mantenga los ojos abiertos“, de forma que cada vez estarían más cansados y serían propensos a un microsueño.

Como es realmente inevitable no cerrar los ojos, los investigadores escanearon el cerebro de los voluntarios cada vez que sucedía, para compararlos más tarde con el escáner cerebral de personas perfectamente descansadas. Los resultados se publicarían en la revista NeuroImage, y los resultados fueron bastante curiosos: actividad reducida en el tálamo (la parte del cerebro que regula el sueño), pero una actividad mayor en las partes del cerebro asociadas a la atención y al procesamiento sensorial.

Es decir, parecía que el cerebro estuviese luchando por mantenerse despierto, pero a la vez se desconectase por momentos para tratar de descansar “poco a poco”.

Los microsueños en la carretera

No es solo la falta de sueño lo que puede provocar microsueños: es la falta de un descanso correcto y suficiente. Dormir seis horas por sistema puede ser suficiente para unas personas e insuficiente para otras, ya que cada cual tiene sus ritmos. Una persona que haya descansado correctamente de manera natural, a diario, es una persona que no experimentará microsueños (al menos, no es lo normal).

Un descanso insuficiente nos hace vulnerables a ellos, y si los experimentamos al volante tendremos un riesgo enorme de sufrir una colisión. De hecho, en los EE.UU. se estiman en 1.500 los fallecimientos provocados por falta de descanso, cada año. Si experimentamos un microsueño al volante estaremos sin control durante el tiempo (y el espacio correspondiente) que dure, y lo más probable es que nos salgamos del carril, y potencialmente de la vía. Es muy peligroso.

Por ello, la recomendación es la de siempre: hemos de descansar lo suficiente y no robarle horas al sueño para otras tareas. En caso de estar perfectamente descansado y experimentar microsueños, debemos acudir a un especialista.

¿No sabes cada cuanto debes cambiar el aceite de tu vehículo?

testigo-de-aceite

Si no se cambia el aceite, simplemente se pone más y más sucio. El aceite sucio no lubrica de forma adecuada, aumenta la fricción, la temperatura de funcionamiento y hace que el motor se desgaste con más rapidez. Aún los aceites sintéticos son propensos a la contaminación, por lo que usar este tipo de aceites, aunque brinden otros beneficios, no hace que se extiendan los períodos entre los servicios mecánicos. Si cambia el aceite de manera frecuente, se puede obtener el doble de rendimiento de un motor bueno que si no lo hiciera.

¿Cómo se sabe cuándo se necesita un cambio de aceite?

Si quiere ser capaz de contestar esta pregunta, hay 4 signos fáciles de detectar:
El aceite tiene un olor muy fuerte.
El motor hace más ruido de lo habitual.
La luz de alerta que pide que verifique el motor no se apaga.
Cuando lo verifica, el nivel del aceite ha bajado.
¿Cuándo hacer un cambio de aceite?

Depende de la marca, el modelo y el año de fabricación del auto, así como también de la forma en la que se lo maneja.

¿Cuándo cambiar el aceite del auto?

Los vehículos modernos están diseñados para que se les haga un cambio de aceite cada 15.000 km, pero puede ser que se deban hacer con más frecuencia para vehículos más antiguos (5.000 a 10.000 km).

¿Cuándo hacer que cambien su aceite?

La mayoría de los fabricantes de autos recomiendan hacer un cambio de aceite a los 15.000 o 20.000 km, dependiendo del auto. Algunos modelos inclusive pueden llegar a los 30.000 km antes de que sea necesario cambiarles el aceite.

¿Cuándo realizar un cambio de aceite si su auto tiene muchos kilómetros recorridos?

Le aconsejamos que cambie el aceite todos los años, sin importar los kilómetros recorridos.

¿Cada cuánto hay que hacer un cambio de aceite en caso de condiciones extremas de uso?
Debe hacer un cambio de aceite cada 5.000 km.

¿Cuándo hacer el cambio de aceite cuando el auto es antiguo?

Cuando los autos superan los 150.000 km, necesitan un poco más de mantenimiento. Le aconsejamos hacer un cambio de aceite cada 16.093 km aproximadamente (10.000 millas).

¿Cuándo hacer el cambio de aceite si hago menos de 15.000 km por año?

En ese caso, le seguimos aconsejando cambiar el aceite.

Cómo saber cuándo debes cambiarle las llantas a tu vehículo?

cambiar-llanta-auto

Tener unas llantas en buen estado no sólo le ayudará a que su carro mejore el desempeño, sino que le disminuirá el riesgo de tener accidentes.

Estas son las claves que desarrolló Goodyear para cuidar y determinar cuando es oportuno cambiar las llantas de su carro:

1. Observe con atención los neumáticos

Si nota que el diseño de la parte superior de la llanta se encuentra completamente liso, debe cambiarla de inmediato. Por lo general, las llantas tienen indicadores de desgaste que aparecen en forma de relieve y en el fondo de los surcos, si éstas alcanzan las 2/32 pulgadas no debe usarlas.

Así mismo, debe revisar que sus llantas no tengan protuberancias en la parte lateral que comprometan la estructura y su adecuado funcionamiento, de ocurrir esto es mejor acercarse al distribuidor más cercano para que revisen el estado de la llanta.

En algunos casos es recomendable realizar el cambio de la llanta, pues estas protuberancias indican que los cordones (hilos internos) han sufrido una separación y se está afectando la estructura del neumático.

Este es un daño que se produce normalmente por impactos en los costados de la llanta, generalmente al tropezar en huecos o irregularidades del camino cuando va a alta velocidad.

2. Durabilidad

En teoría el kilometraje puede ayudarlo como indicador de desgaste o durabilidad de la llanta, pero esto está sujeto a los hábitos de manejo, condición de las vías que frecuenta y el clima.

Es decir, el cambio de sus llantas depende también del uso que les da diariamente y el mantenimiento que le hace a su carro.

Factores como el estado de las carreteras son difíciles de controlar, pero otros aspectos como la velocidad, el frenado, el balanceo constante y mantener la presión de aire adecuada, si son controlables y ayudarán mucho a la durabilidad de la llanta.

3. Los accesorios del carro

Puede transformar su carro para que tenga un aspecto más deportivo y moderno con sólo cambiar las llantas. Los diseños y el tamaño del rin son las variables más importantes para tener en cuenta a la hora de hacer la personalización del auto.

Las llantas cuentan con diseños que además de adecuarse al modelo del vehículo, ofrecen algunos atributos adicionales como: evacuación superior de agua, mayor anclaje en curvas y proporcionan mejor reacción en el frenado. Los neumáticos con rines de mayor tamaño, por ejemplo, reducen su peso total y permiten mejorar los índices de velocidad y aceleración.

4. Experiencia de manejo

Si lo que se busca es una experiencia de manejo con mayor tracción y agarre, aumentar el ancho de las llantas puede ser un motivo para reemplazar las llantas originales. Estas condiciones son indispensables cuando se busca incrementar los niveles de velocidad y de adrenalina.

5. Para que las llantas duren más…

-No acelere: el calor excesivo es generado por conducir a altas velocidades. Este calor incrementa el índice de desgaste y reduce la durabilidad de la llanta.

-Evite dar vueltas o curvas rápidamente.

-No maneje sobre el borde del pavimento o sobre curvas, agujeros o sobre cualquier otra obstrucción.

-Evite frenadas bruscas

-Evite los golpes en las llantas, los huecos son el factor principal de daño en las mismas.

Estas son las precaciones que debes tomar al conducir con lluvia

28535678_1632837680135177_1277861116_n

Con la lluvia nos enfrentamos a una reducción considerable de nuestra visibilidad. Depende obviamente de la intensidad de la lluvia, pero siempre debemos tener en cuenta la posibilidad de ir perdiendo visibilidad paulatinamente, además de que las nubes reducen la luz natural, y más cuanto más cargadas de agua estén. Esto, además, ayuda a aumentar la fatiga al volante (a lo mejor es buen momento para repasar cómo conducir con comodidad).

La clave para mantenernos bien seguros en la carretera es la precaución. Especialmente cuando empieza a llover, hay que tener mucho cuidado con la velocidad y el tipo de conducción que mantengamos, pues el agua se mezcla con el polvo y residuos de la carretera y se forma una especie de barro que puede ser muy resbaladizo. Lo que hay que saber sobre agarre y estabilidad en lluvia es:

Hay que moderar la velocidad y no realizar movimientos bruscos con los mandos del vehículo (volante, freno, acelerador).

Aumenta la distancia de frenado, en mayor proporción cuanta más agua haya sobre el asfalto.

No debemos atravesar aguas corrientes, ya que si no vemos el fondo podemos (a) errar la estimación y hundirnos más de la cuenta, calando el motor o siendo arrastrados por las aguas; (b) podemos perder totalmente la capacidad de agarre sobre el asfalto.

Si experimentamos aquaplaning, debemos mantener la calma y no hacer movimientos bruscos, levantaremos suavemente el pie del acelerador, y mantendremos la calma.

Para asegurar la mayor confianza en nuestro coche y no comprometer el agarre y la estabilidad, debemos mantener los neumáticos en perfecto estado, así como todo el sistema de frenos. En carretera (y en ciudad) aumentaremos en lo posible la distancia de seguridad y evitaremos circular muy cerca de autobuses o camiones (porque pueden cegarnos con el spray, entre otras cosas), y moderaremos la velocidad. En Francia, por ejemplo, hay dos límites de velocidad, y cuando llueve se escoge el menor de los dos. No hay prisa.

Precaución:

Mantén en perfectas condiciones las escobillas limpiaparabrisas.

Mantén limpio el parabrisas, por dentro y por fuera. Elimina el vaho con la calefacción o aire acondicionado.

Maximiza la visibilidad utilizando correctamente el alumbrado del coche.

Mantén los neumáticos en perfecto estado.

Si necesitas hacer un viaje largo, lo mejor es hacer una revisión completa al coche.

Aumenta los límites de la precaución: viaja más lento, deja más espacio, haz movimientos menos bruscos, no frenes demasiado fuerte, evita los charcos y aguas en movimiento.

Extrema las precauciones de noche, tanto por la falta de visibilidad propia como por el “camuflaje” de terceros (ciclistas, peatones, animales sueltos).

Busca la parte más alta de la calzada, pues el agua tiende a deslizarse hacia la parte baja.

Tras pasar por un charco, seca o calienta los frenos pisando suavemente el pedal.

Evita el control de velocidad: puede que te relajes demasiado y tengas los pies alejados de los pedales. Además, en caso de aquaplaning podrías encontrarte con el sistema tratando de acelerar al máximo…